sexta-feira, setembro 14, 2007



Greguerías

Si vais a la felicidad llevad sombrilla.
_________________

El reloj es una bomba de tiempo, de más o menos tiempo.
_________________

Después de la emigración no queda más que la transmigración.
_________________

Los recuerdos encogen como las camisetas.
_________________

La felicidad consiste en ser un desgraciado que se sienta feliz.
_________________
El reloj no existe en las horas felices.
_________________


Somos lazarillos de nuestros sueños.
_________________


Aburrirse es besar a la muerte.
_________________

Los monos no encanecen porque no piensan.
_________________

La manera de curarse el corazón es ahorrando presentimientos.
_________________
Nostalgia: neuralgia de los recuerdos.
_________________
El sueño es un depósito de objetos extraviados.
_________________

El filósofo antiguo sacaba la filosofía ordeñándose la barba.
_________________

Hay que ser un poco idiota en la vida, pues si no se aprovechan los demás y lo son sólo ellos.
_________________

Era tan moral que perseguía las conjunciones copulativas.
_________________

Genio: el que vive de nada y no se muere.
_________________

La vida obliga a la prisa de vivir porque el pan en seguida se pone duro.
_________________

Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte.
Ramón Gómez de la Serna

Nota: Greguerías san textos hechos de juegos de palabras. Ramón Gómez de la Serna ha compuesto, con ingeniosa inteligencia, un montón de frases llenas de sentido y humor y sobre los más diversificados temas. La greguería, como quedo conocida la arte de jugar con las palabras pasado Ramón de la Serna, es hoy muy utilizada por muchos humoristas en otros tantos países latinos, para hacer lo que es conocido por humor sin sentido o “humor non sense” para utilizar la expresión inglesa.
En el prologo de su autobiografía, Ramón Gómez de la Serna escribió: Titulo este libro "Automoribundia", porque un libro de esta clase es más que nada la historia de como ha ido muriendo un hombre.
En el epilogo, en 10 de junio del 1948, sigue filosofando sobre la vida, la suya y las nuestras: En resumidas cuentas, viví y no supe lo que era vivir.Sin embargo, el gran consuelo de perder la vida es que uno muere pero los grandes ideales van a seguir viviendo, y nunca el mal podrá en definitiva con el bien.
No se muere por una enfermedad sino por cansancio de vivir, porque la vida quiere dormir, ¡dormir!, dormir en la muerte.

1 comentário:

Lapa disse...

com tantas línguas publicadas neste blogue, é só pardais a cair...